Vippo llega al Perú para ser el brazo flexible de la banca nacional

Millones de personas en el Perú todavía no han experimentado las ventajas de andar sin efectivo y poder realizar transacciones y otras operaciones de forma virtual. Por ejemplo, todavía miles hacen cola para pagar en el trasporte masivo y muchas bodegas no aceptan tarjetas. Para que los peruanos comprueben dichas ventajas, utilizando solamente sus celulares, y los bancos encuentren al socio estratégico que necesitan para alcanzar los espacios que permanecen lejanos, llega a nuestro país Vippo, fintech venezolana de pagos virtuales.

Como si fuese una billetera con varios compartimentos, Vippo es una plataforma de pago bastante flexible, en la que cada bolsillo contiene un producto con reglas propias que se le ofrece a miembros de comunidades de pago específicas. “Por ejemplo, en Lima existe gente bancarizada que hace cola para pagar en el Metropolitano. Con Vippo, podrían vincular su tarjeta del transporte con la cuenta bancaria, acortando riesgos. Asimismo, muchas personas sufren para pagar en las bodegas, pero si el bodeguero tuviese una cuenta en nuestra plataforma podría hacer que sus clientes paguen con cargo a sus cuentas bancarias. Es decir, le servimos tanto a una tienda pequeña como a un banco”, explica el gerente general de Vippo, Andrés García-Contreras.

Según García-Contreras, Vippo ha llegado al mercado peruano conociendo que para los bancos es difícil ser ágiles debido a la complejidad de su infraestructura tecnológica y por ser un sector muy regulado. Vippo le hace la vida fácil al banco para crear productos que ofrecen a sus clientes soluciones ajustadas a necesidades cotidianas de estos tiempos. “Hemos venido para ser el brazo flexible de la banca local, su aliado estratégico para llegar, a través de nuestra plataforma, a las personas y mercados que se encuentran fuera de su alcance debido a que la banca no cuenta con productos que se ajustan a sus necesidades”, indica el empresario.

El Perú es el primer paso de la internacionalización de la fintech venezolana, fundada en el 2015, y cuyo foco en nuestro país está en desplegar sus servicios en donde la bancarización es baja o nula, de forma que las empresas que hoy enfrentan grandes desafíos para operar puedan recibir pagos sin necesidad del dinero en efectivo. De hecho, Vippo espera llegar a trabajar con 3.000 comercios en su primer año.

Vippo cuenta con la garantía más alta de procesamientos de pago en el mundo, gracias a FIS (Fidelity National Information Services Inc.).