10 errores comunes en finanzas personales

Manejar nuestro dinero parece fácil pero por alguna razón muchas personas cometen errores comunes con mucha frecuencia, y muchas veces éstos se convierten en hábitos, lo cual deviene en acciones difíciles de cambiar. Pareciera que siempre es oportuno recordar lo que no debemos hacer si queremos tener unas finanzas sanas y en orden.

Planificación, seguimiento, control, previsión, son algunas de las claves para llevar unas finanzas personales óptimas. Aquí dejamos una lista de las faltas o equivocaciones más comunes que debemos evitar.

  1. Gastar más de lo que se tiene. Es un error clásico, que casi todo el mundo practica. Si gastas más de lo que ingresas estás creando deudas, y a la larga eso costará mucho más. 

  2. No tener en cuenta los gastos extra. Los gastos fijos son fáciles de controlar: casa, servicios, alimentos… pero siempre tendrás gastos fuera de las necesidades, una salida, un regalo, es bueno incluirlos en tu planificación del mes.

  3. No ahorrar. A muchos les cuesta, la tentación de gastar a veces puede más, pero es bueno destinar una parte de los ingresos a una reserva que nos pueda ayudar en casos de emergencia o imprevistos de cualquier tipo.

  4. No saber en qué gastas. Es bueno tener claro en qué gastas tu dinero, tener un registro, sino llevas un control no puedes corregir en caso de que sea necesario hacerlo.

  5. Creer que las tarjetas de crédito son un ingreso más. No podemos olvidar que son un extensión de crédito, un préstamo que hay que pagar, por eso hay que saberlas usar, y determinar una cuota mensual para pagarlas.

  6. Hacer gastos innecesarios. Si quieres rendir buenos frutos con el dinero que ganas, sincérate con tus gastos y elimina eso que de verdad no hace falta, los bienes superfluos. Parece una obviedad, pero es bueno ponerlo en práctica.

  7. No pensar en el futuro.
    Mantener la creencia de que siempre tendrás la actual situación económica no ayudará a prepararte para otros tiempos en los que las cosas puedan ser distintas, y no puedas producir igual que ahora. Contémplalo.
  8. No invertir. El dinero tendría que trabajar por ti, en eso consiste multiplicarlo y para eso hay invertirlo. Es bueno buscar asesorías y definir lo que más te conviene.

  9. Tener una sola fuente de ingreso. Si tus ingresos llegan de una única fuente y la pierdes, deberías poder contar con algo que te permita sostenerte mientras redefines tu nueva situación. Invertir tu dinero es una bueno manera de conseguir aportes a tus finanzas.

  10. No prepararse. No somos autosuficientes y no lo sabemos todo, por eso es bueno estudiar, buscar herramientas, conocer sobre términos como rentabilidad, liquidez, seguridad, variables importantes para obtener ganancias y el dinero que producimos.