Conozca tres aspectos claves para el desarrollo de un APP

Las APP se han convertido en un punto clave para las empresas, en especial por las nuevas estrategias de marketing móvil.

Disponer de una APP es importante para cualquier negocio, pues asegura llegar a un universo de consumidores importante dado al crecimiento continuo de usuarios de smartphones y de la aplicación de las nuevas estrategias de marketing móvil.

Según las proyecciones de Ericsson para el año 2019 habrá 6.1 mil millones de personas conectadas a Internet desde un Smartphone, es decir 70% de quienes habitan el planeta.

Precisamente estas cifras son las que ubican una vez más a las APP en un sitial privilegiado. El crecimiento que está sufriendo este mercado es increíble en plataformas como Androide, IOS, Windows Phone, entre otras.

El desarrollo de las aplicaciones móviles debe interactuar con la estructuración de un plan de marketing digital efectivo para las marcas, con la finalidad de lograr conectar con el cliente final.

Es un reto para los desarrolladores de las APP móviles cumplir con los objetivos del diseño y negocio, por lo que existen ciertos aspectos claves que  deben tener en cuenta al momento de iniciar el desarrollo:

  • Facilidad: Debe ser fácil de descargar, una herramienta intuitiva, rápida y sus notificaciones deben ser claras e inteligentes. Se recomienda exigir el mínimo esfuerzo del usuario con eficientes funcionalidades, con un look & feel minimalista, pocos botones y un buen uso de los colores que identifican a la marca.

  • Compatibilidad: Debe ser compatible con la mayor parte de dispositivos y versiones. Es importante saber que Android, de Google, es líder en el mercado y capta 80% de los usuarios. Sin embargo, no se debe olvidar que el APP también debe tener licencia para operar con iOS que tiene 15% de la cuota del mercado. El resto que no es menos importante y también debe ser tomado en cuenta, tal como: Windows Phone, BlackBerry, Symbian, Ubuntu Touch o Firefox OS.
  • Seguridad: Las APP deben construirse sobre una base sólida de protocolos de seguridad de autenticación, autorización y comunicación directa con los servidores de cada proveedor, logrando blindar la privacidad de los datos críticos del usuario y mitigar al máximo los riesgos asociados.